Image

DIRECCIÓN GENERAL DE COMUNICACIÓN SOCIAL


COMPARTE ESTA NOTICIA Responsive image Responsive image Responsive image

Octubre 29, 2018

Debe atenderse cualquier alteración de la marcha por un traumatólogo

La marcha humana corresponde a la forma de desplazarse propia de los seres humanos, lo que le permite moverse e interactuar con el medio, si esta no es la adecuada o sufre alteraciones, la persona tiene deficiencia energética y pierde la estabilidad al caminar, por lo que es importante prestarle atención, destacó en traumatólogo y ortopedista José Daniel Cortez Flores.

El médico especialista del Centro de Investigación y Docencia en Ciencias de la Salud (CIDOCS) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) subrayó que la marcha, independientemente de la edad, puede sufrir diversas modificaciones según el calzado, terreno, la carga y actividad de la persona, pero además en esta también se reflejan las alteraciones que ocasionan algunos problemas traumatológicos y lesiones.

Cortez Flores explicó que las alteraciones de la marcha pueden manifestarse como una adquisición tardía de esta, patrón atípico para la edad, mostrar claudicación o cojera al andar, pero también un dolor bastante molesto.

“El estudio de los trastornos de marcha requiere un detallado análisis de los antecedentes clínicos del paciente indagando sobre antecedentes personales y familiares que orienten a las causas, un examen físico detallado, observación de la marcha y exámenes de apoyo diagnóstico”, puntualizó.

El especialista de la Universidad detalló que la marcha cuenta con tres procesos para implementar el desplazamiento humano, llamados rodillos o rockers, de los cuales depende parte importante la acción muscular para poder llevarse a cabo. Estos procesos son primer rocker que es el apoyo del talón en el suelo, segundo rocker que es el apoyo plantígrado, y el tercero también conocido como fase de despegue o impulso, en donde solo la parte anterior del pie tiene contacto con el suelo.

“La ausencia o la falta de coordinación de alguno o de estos tres procesos puede deberse a patología neurológicas y/o musculoesqueléticas principalmente, la alteración puede comprometer la estructura articular, tendinosa y muscular de pie y tobillo”, aseveró.

COMPARTE ESTA NOTICIA Responsive image Responsive image Responsive image


Responsive image Responsive image Responsive image
Universidad Autónoma de Sinaloa. Sursum Versus.