Image

DIRECCIÓN GENERAL DE COMUNICACIÓN SOCIAL


COMPARTE ESTA NOTICIA Responsive image Responsive image

Febrero 10, 2020

Lesiones de rodilla son recurrentes en personas que realizan algún deporte

Las lesiones de rodilla son comunes, especialmente al realizar algún deporte, las más recurrentes son las que se producen en los tejidos blandos, por ejemplo, en los ligamentos y tendones, aunque también es posible que los huesos se dañen, destacó el traumatólogo Jorge Alan Galaviz Ortega.

El especialista del Centro de Investigación y Docencia en Ciencias de la Salud (CIDOCS) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) indicó que este tipo de lesiones deportivas se producen por lo regular en pacientes jóvenes en el rango de los 20 a 40 años, por lo que es raro que ocurra en niños.

“Concretamente la rodilla es una estructura articular móvil, es la base del sustento del cuerpo, junto con la cadera, pero el hecho de que nosotros podamos correr, saltar, brincar, todo el peso, toda la movilidad recae en la rodilla, entonces concretamente hablando de lesiones deportivas de rodilla hablamos de unas estructuras más que del uso, hablamos de estructuras blandas, menisco, ligamentos y esas estructuras que le dan soporte a la articulación”, puntualizó.

Señaló que las lesiones se pueden producir por caídas, impactos o giros, sin embargo, manifestó que las lesiones intrínsecamente deportivas se producen por mecanismos de sobreusos o de sobrecarga como la carrera continua o saltos de repetición, por lo que se recomienda que, si no se ha realizado ninguna actividad durante cierto tiempo, se comience poco a poco y gradualmente se aumente la intensidad del ejercicio, para con ello reducir la posibilidad de sufrir una lesión.

El traumatólogo detalló que los síntomas son similares, independientemente de cuál ligamento sea el que se haya dañado, por lo que puede incluir: dolor, inflamación, inestabilidad, se puede sentir que la rodilla está débil o se trabe, e incapacidad para apoyar la pierna con el peso total de su cuerpo, por lo que es posible que experimente la sensación de que algo estalla o se rompe al producirse la lesión, e incluso que se escuche un ruido seco.

“El tratamiento se divide, por decirlo así, en dos fases, lo primero que el paciente debe hacer es no seguir realizando la actividad, o sea reposo, descansar, medicamentos antiinflamatorios, hielo en su momento en el periodo agudo, pero sobre todo eso, inmovilizar la rodilla, después ya nos llegarían a la consulta y se deben hacer una serie de estudios”, indicó.


COMPARTE ESTA NOTICIA Responsive image Responsive image Responsive image


Responsive image Responsive image Responsive image
Universidad Autónoma de Sinaloa. Sursum Versus.